RSS

Archivo de la etiqueta: Sanidad Publica

¿Por qué hay que oponerse a cualquier tipo de copago de servicios sanitarios y de medicamentos?



Ángeles Maestro *

La nueva Ministra de Sanidad ha anunciado su decisión de ampliar el copago de los medicamentos para los pensionistas que cobren más de 18.000 euros anuales. Utiliza para justificarla argumentos que, no por haber sido esgrimidos por Consejeros y Ministros anteriores, resultan menos vergonzosos.

Se pervierte el sentimiento popular de justicia, “que pague más, quien más tiene”, que tiene su aplicación fundamental en la aplicación de los impuestos directos sobre la riqueza para intentar legitimar – con el mismo argumento – una nueva restricción económica en el acceso a los medicamentos, que, sin duda alguna, abrirá el camino a otras más.

Es una gigantesca trampa que intenta culpabilizar y enfrentar entre si a quienes menos tienen, ocultando el saqueo generalizado de las arcas públicas que se ha producido vía reducción de impuestos a las rentas más altas (el escarnio de las SICAV sigue vigente), amnistías fiscales, el rescate de la banca privada, la evasión de capitales y tantos etcéteras, por no hablar de la miseria de las pensiones o de los incrementos brutales de la explotación que supone la generalización de la precariedad.

Además, el establecimiento de barreras económicas para el acceso a un elemento central del sistema sanitario – al que se accede mediante prescripción facultativa y precisamente cuando se está enfermo, es un crimen cotidiano.

Tras el primer año de entrada en vigor del Real Decreto Ley 28/2012, del gobierno del PP, que cínicamente llevaba por título “de consolidación y garantía del sistema de la Seguridad Social”, un estudio realizado en Madrid arrojaba el estremecedor dato (obtenido mediante encuesta y por lo tanto muy inferior al real) de que cerca del 20% de los pensionistas no acudían a retirar de la farmacia los medicamentos prescritos. Resultados semejantes se han obtenido en estudios relativos a la introducción del copago en otros países, con la particularidad de que ese 20% de la población es el que concentra todos los riesgos desde el punto de vista de la salud; es el mismo a quien se desahucia por no pagar el alquiler, el que devuelve los alimentos en la caja del supermercado o a los que hipócritamente se califica de “pobres energéticos”.

El argumento de que la cantidad exigida – un máximo de 8 euros mensuales – es simbólica (¿para quién?) es un insulto para la mayoría de pensionistas (y activos), que con ingresos inferiores a los 600 euros, tiene que decidir entre comer, pagar la luz o retirar los medicamentos.

Pero hay que recordar, para la juventud, o para los desmemoriados, que los discursos destinados a justificar los copagos son añejos.

Quien abrió el debate acerca de la conveniencia de hacer pagar a las personas enfermas por los fármacos que les prescribe su médico fue el Informe Abril Martorell (1991), elaborado a instancias de un ejecutivo del PSOE que gobernaba con mayoría absoluta.

El primer “medicamentazo” fue obra también del PSOE en 1993. La Ministra Ángeles Amador, hoy flamante “consejera” de Red Eléctrica Española, fue quien llevó a cabo por primera vez la exclusión de determinados fármacos de la financiación por la sanidad pública. El segundo de ellos vendría de la mano del PP en 1998. Muchos de los medicamentos eran, y son, de uso frecuente en enfermedades crónicas. Se esgrimieron argumentos confusos y contradictorios. Si no eran eficaces, habría que haberles eliminado del Registro. Si se pretendía favorecer el buen uso de los medicamentos, es injustificable que los excluidos por su dudosa utilidad pasaran a ser objeto de publicidad en medios masivos, con lo que cualquier atisbo de racionalidad desaparecía por completo. Así, se da el caso de que un medicamento como el Frenadol, prohibido en varios países de la UE, es objeto aquí de propaganda masiva.

Los objetivos de ahorro son también falaces. Tras un breve periodo de reducción tras la adopción de las medidas, el gasto farmacéutico vuelve a dispararse. En el caso de la financiación selectiva de medicamentos, se eliminaron los medicamentos más baratos y menos rentables, que fueron sustituidos por otros más convenientes para la cuenta de resultados.

Los objetivos de ahorro son una falacia e incompatibles con el poder aplastante de la industria farmacéutica, a cuyo servicio han estado todos y cada uno de los ministerios y consejerías del Estado español.

Lo que importa saber es que son capaces de inventarse cualquier cosa para conseguir los objetivos de los intereses empresariales a los que sirven. A modo de ejemplo valga este hecho que viví en mi época de diputada, precisamente cuando el PSOE intentaba rodear de legitimidad social su primer “medicamentazo”. El argumento usado entonces para neutralizar la resistencia social fue la acusación de fraude masivo en las recetas de pensionistas que los jubilados usaban para obtener medicamentos gratis para toda la familia. Los medios de comunicación masivos se hicieron eco y expandieron el “relato”, sin más fundamentos. CC.OO y UGT lo apoyaron activamente llevando a cabo una “campaña de educación sanitaria” entre sus afiliados, con folletos y charlas destinados a colaborar en la eliminación de dicho fraude. Ante la persistencia de mis preguntas dirigidas a altos cargos del Ministerio en sede parlamentaria acerca de cuales eran los datos que avalaban tales acusaciones de fraude, la respuesta que obtuve fue que tras un estudio realizado sobre decenas miles de recetas en Madrid habían aparecido 25 dudosas.

El copago de medicamentos, que como tantas veces se ha repetido es repago, sirve a un doble objetivo esencial para la gestión empresarial y la privatización de la sanidad pública:

  • Si el 80% del gasto es consumido por el 20% de la población de más edad, enfermos crónicos y personas con escasos recursos, eliminarles del acceso a la sanidad, como muy bien saben las mutuas patronales y las aseguradoras privadas, garantiza el negocio.

  • Hacer pagar por los medicamentos prescritos va eliminando uno de los valores esenciales de la sanidad pública frente a la privada: la gratuidad en el momento de uso.

A estas alturas debería estar perfectamente claro que lo que queda de los servicios públicos está en el punto de mira. Y que todo ataque que preparan va precedido de un “relato”, de un montaje mejor dicho, que carece de cualquier fundamento que no sea favorecer los intereses que representan. Es una guerra de clases que tiene ganadores y perdedores, y el arma más letal es dar crédito a su propaganda, de forma que nuestra fuerza sea preventivamente destruida.

10 de enero de 2017

* Ángeles Maestro es médica, técnica superior de Salud Pública. Fue diputada del Congreso y portavoz de Sanidad por IU. Es miembro de Red Roja

 
Deja un comentario

Publicado por en 13 enero, 2017 en Salud y bienestar

 

Etiquetas: , , , , , ,

Germán Velásquez: “El 80% de los fármacos sólo tratan, en vez de curar, para ser rentables para la industria”


ANNA FLOTATS

El asesor especial del Centro del Sur para las áreas de Salud y Desarrollo afirma que España fue “engañada” por la farmacéutica que distribuye el fármaco contra la Heptatis C y que se zanjó la polémica con una “solución política, pero no real”. Exrepresentante de la OMS, será investido hoy Doctor Honoris Causa por la Universidad Complutense de Madrid.

El filósofo y economista Germán Velásquez, durante la entrevista./ A. F.

MADRID.- Germán Velásquez (Manizales, Colombia, 1948) trabajó durante más de 20 años en la Organización Mundial de la Salud (OMS) y acabó diciendo de ella que se ha “privatizado”. Sin embargo, su investigación y lucha por el acceso a los medicamentos esenciales le llevó a coordinar el programa de acción sobre medicamentos de esta organización. Ahora es asesor especial en el Centro del Sur, una organización con sede en Ginebra formada por 54 países en vías de desarrollo. Precursor en el debate sobre la mercantilización de la salud, será investido Doctor Honoris Causa por la Universidad Complutense de Madrid este lunes. A poco más de un mes para que empiece la campaña electoral en España, Velásquez advierte a los políticos de que, por suerte, la sociedad civil es más consciente que nunca de cuáles son sus derechos: “Hoy en los países del sur mueren miles de personas por no tener acceso a la sanidad. En España, antes que los ciudadanos paguen de su bolsillo el 100% del precio de los fármacos, cae el Gobierno”.

La UCM le inviste Doctor Honoris Causa por ser “una de las voces más críticas frente al inmovilismo de los Gobiernos en cuanto al problema de acceso a medicamentos” y por denunciar “la pérdida de independencia y de credibilidad de los organismos internacionales”. ¿Cómo interpreta este reconocimiento?

En cierta forma, es un reconocimiento a una causa, más que a una persona. Yo represento una lucha compartida con mucha otra gente contra la limitación en el acceso a medicamentos en los países del sur y, hoy en día, incluso en los países del norte. Esta distinción me llega en un momento muy importante para mí porque, después de 25 años de trabajo en este campo, me doy cuenta de que la solución no puede venir de la ONU —donde hay una superficialidad brutal y poca elaboración a nivel conceptual— ni de los gobiernos, porque son miopes y buscan soluciones a corto plazo a pesar de que en salud pública no se pueden hacer milagros en dos o tres años. Los políticos tratan de quedarse en el poder pero no buscan soluciones que puedan durar muchos años porque ya no estarán en el poder. Por lo tanto, la única solución está en la academia. La universidad puede encontrar soluciones a la falta de acceso a los medicamentos en el sur y, recientemente, en Europa.

¿De qué manera?

Construyendo otros modelos que permitan una investigación con una rentabilidad sana y garantizando el acceso. El sistema actual consiste en investigar con fondos públicos o privados, patentarlo todo y vender los fármacos a un precio altísimo que puede significar una restricción en el acceso. Tenemos que encontrar un esquema en el que no haya que pasar por el sistema de patentes, en el que el medicamento esté en el dominio público y pueda venderse a precios competitivos. La universidad puede demostrar a los Estados y a los organismos internacionales que hay otros modelos posibles para hacer investigación de una forma rentable pero logrando que todas las personas puedan acceder a ella.

¿Por qué la industria farmacéutica sigue anteponiendo sus intereses económicos a la salud pública sin recibir castigo alguno?

Históricamente, la industria farmacéutica, que es bastante joven, no tiene ni 100 años, estaba formada por empresas familiares supervisadas por los gobiernos nacionales. Pero cuando se generaliza el sistema de patentes, la industria ya estaba concebida como un mecanismo con ánimo de lucro cuya filosofía es, en primer lugar, ganar dinero y, eventualmente, curar o tratar a algunas personas. Así, se desarrollaron unos monstruos gigantescos que hoy son transnacionales, es decir, que sobrepasan la nación no sólo en capitales y tamaño, sino en la capacidad de supervisión de los Estados.

Aunque ha denunciado el “capitalismo especulativo” de la industria y su “afán de lucro inmediato”, niega que sea, como se dice a veces, un “enemigo” de las farmacéuticas.

Efectivamente, no soy un enemigo de la industria farmacéutica. Pero es que la industria farmacéutica, como está constituida hoy en día, es enemiga de la salud pública. La industria farmacéutica logra unos beneficios —del orden del 20%— que no los tiene ni la industria financiera, del armamento o del automóvil. Como muchos medicamentos secuestrados bajo una patente durante 20 años, el fabricante pone el precio que quiere y, normalmente, no tiene nada que ver con el costo de producción. El director general de Gilead, la firma que desarrolla el medicamento que cura la Hepatitis C y que se vende en EEUU por 82.000 dólares (el tratamiento de 12 semanas) dijo en una entrevista que fijó el precio teniendo en cuenta que un trasplante de hígado (a lo que puede conducir esta enfermedad) cuesta casi 100.000 dólares.

En España, el Gobierno acordó pagar 25.000 euros a la farmacéutica por cada tratamiento de Sovaldi

Eso fue una solución política, no una solución real. En 2008, el Gobierno español prohibió endeudarse a las comunidades autónomas sin el permiso del Gobierno central. Lo que pasó con la compra del medicamento contra la Hepatits C es que el Gobierno levantó ese veto, pero eso no quiere decir que las comunidades vayan a endeudarse ni que sea razonable hacerlo. El gobierno francés y el español negociaron a la vez con la farmacéutica, pero España llegó a un precio de 25.000 euros y Francia, de 45.000. Esto es un engaño. Cuando uno hace un negocio y gana el doble o el triple, puede decirse que es un buen negocio. Pero si algo que te cuesta menos de 200 euros —el costo del tratamiento de 12 semanas contra la Hepatitis— lo vendes a 82.000 dólares en EEUU… eso no es un buen negocio, sino un fraude. Es la misma filosofía de un perfume: se vende a un precio terriblemente elevado y lo compra una minoría porque no hace falta que lo compre la mayoría de la población. Sería trágico para Dior que todo el mundo se perfumara con el mismo perfume. Casi es igual de cínico lo que pasa con los medicamentos. Por otra parte, el gobierno de España, como cualquier otro miembro de la Organización Mundial del Comercio (OMC), tiene el derecho de retirar la patente del medicamento contra la Hepatitits C para que lo produzca cualquiera. Se llama licencia obligatoria, pero los Estados no lo hacen porque hay muchas presiones de las farmacéuticas y presiones directas del Gobierno de EEUU para que no se hagan licencias obligatorias a sus firmas privadas. De una manera política, se protegen los intereses de las firmas privadas.

En este contexto, ¿se justifican las patentes?

Sería simplista decir que no se justifican y que hay que quitarlas mañana. Pero lo que sí se puede decir es que las patentes, como están siendo utilizadas hoy, no se justifican porque se usan de manera irresponsable. En un año salen entre tres y cinco productos innovadores; sin embargo, se otorgan varios cientos e incluso miles de patentes farmacéuticas. Hay muchos medicamentos bajo patente que no son innovación y que deberían estar en el dominio público y ser comercializados en competencia para que los precios bajaran. Habría que poner orden y hacer más transparente y riguroso el sistema de patentes para que sólo unos medicamentos, muy pocos, puedan tener una patente y que el Estado dé la posibilidad a quien lo inventó de recuperar su inversión. Pero esa remuneración no puede ser tan elevada que bloquee el acceso. Hay que combinar innovación con acceso porque ¿de qué sirve innovar en medicamentos si la gente no puede acceder a ellos?

Usted ha escrito que la sociedad contemporánea tiene capacidad técnica y financiera de producir medicamentos que salven millones de vidas. ¿Quién no está haciendo su trabajo?

Todos somos un poco culpables. Los Estados son culpables de haber tolerado este desorden. La industria está especulando con la vida de las personas y los organismos internacionales, como la OMS, son culpables de no fijar las reglas del juego.

¿Qué solución propone?

Hacer un tratado internacional vinculante y que todos los países que lo firmen aprueben una ley en sus respectivos parlamentos. La OMS tiene la capacidad de negociar tratados vinculantes, pero en sus 65 años de historia sólo lo ha hecho una vez. Fue la convención marco contra el tabaco y es evidente que fue una decisión increíblemente eficaz. La OMC elabora reglas de comercio internacional que son decisiones vinculantes, de aplicación obligatoria. En cambio, en salud pública no hay leyes, todo son recomendaciones. Es absurdo. Debería hacerse un tratado vinculante que se negocie en Ginebra y que cada país, en función de su PIB, apruebe una contribución para crear un fondo común con el que se investigue de tal manera que el fruto de la investigación esté en el dominio público, no haya que patentarlo y que, por tanto, esté al servicio de los países ricos y pobres.

¿Qué papel juegan los genéricos en este escenario?

El genérico es un aliado de los sistemas de salud. En África, el 99% de los antirretrovirales son medicamentos que vienen de la India, genéricos. Pero todos los nuevos medicamentos están secuestrados por la patente, tienen que esperar 20 años y para un enfermo de sida es demasiado tiempo. Hay que dejar claro que los genéricos no son fundaciones filantrópicas ni Hermanitas de la Caridad; son negociantes, están haciendo dinero. Pero su filosofía es producir grandes cantidades de medicamentos a precios bajos para que puedan adquirirlos la mayor parte de la población. No es la filosofía del perfume; el genérico tiene una filosofía más conforme a un criterio de salud pública.

En los últimos años, España ha introducido el copago, ha privatizado hospitales y ha limitado el acceso a la sanidad a los inmigrantes. Todo, según el Gobierno, para ahorrar. ¿Qué le parece?

Me parece un retroceso triste e inadmisible porque España no ha recortado en gasto, sino en derechos y eso no es sano. En las últimas dos décadas, nos han vendido que el Estado despilfarra y no es eficiente, y que por eso hay que entregarle la gestión sanitaria a empresas privadas. Pero si privatizamos un hospital corremos el riesgo de que se convierta en una empresa con ánimo lucrativo antes que en un servicio público. Hay que introducir eficiencia administrativa, pero ¿quién ha dicho que el sector público no pueda hacerlo?

¿Es posible recuperar lo que hemos perdido?

Sí, pero es necesaria más transparencia en el proceso de investigación y desarrollo de los medicamentos. El sistema sanitario es un servicio público que tiene que ser rentable, pero su objetivo principal debe ser investigar para ayudar a la sociedad a mantenerse saludable o a curarse de una enfermedad. Debe haber una agenda de investigación en función de las enfermedades reales de la gente. Hoy se investigan enfermedades que pueden ser rentables y si no es una enfermedad, se crea. Por ejemplo, el trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) en los niños. Es una enfermedad que se ha creado porque supone un negocio rentabe: son medicamentos sobre patentes que deben administrarse durante un largo tiempo. La industria farmacéutica dejó de hacer medicamentos para curar. Hoy el 80% de los medicamentos que hay en el mercado son para tratar. Los fármacos contra el sida, para la hipertensión, la diabetes o contra enfermedades cardiovasculares deben tomarse toda la vida. Si sacamos un medicamento contra el cáncer de mama, en vez de un tratamiento, estaremos matando el negocio porque al cabo de un tiempo perderemos un cliente. El Estado tendría que exigir que los medicamentos nuevos curen o prevengan.

Es más rentable “matar” a la persona que “matar” el negocio.

En parte, sí. A la industria farmacéutica lo que menos le preocupa es el paciente. Trata de asegurar sus beneficios. Un estudio de la revista Lancet que analiza los 70 medicamentos contra el cáncer que fueron puestos en el mercado en los últimos 10 años en EEUU demuestra que su único beneficio es prolongar la vida del paciente una media de dos meses. Algunos de estos fármacos cuestan hasta 100.000 dólares. Son ejercicios de especulación que no podemos permitirnos.

¿En qué país podemos fijarnos en materia sanitaria?

Sobre todo, en el norte de Europa. En los países nórdicos están atravesando la misma crisis financiera que España y no les ha dado por privatizar hospitales, están buscando otras soluciones. Y luego está el excesivo consumo de fármacos. El consumo de medicamentos en EEUU es 1.000 dólares por habitante al año. En Dinamarca, es de 300 dólares, una tercera aparte. Y no podemos decir que los americanos tengan mejor salud que un danés, un holandés o un sueco. En España, el consumo es de 600-700 euros al año, un consumo desproporcionado.

Fuente: http://m.publico.es/sociedad/1937069/german-velasquez-el-80-de-los-farmacos-solo-tratan-en-vez-de-curar-para-ser-rentables-para-la-industria?utm_source=WhatsApp

 
Deja un comentario

Publicado por en 29 octubre, 2015 en Salud y bienestar

 

Etiquetas: , , , , , , ,

9 de Mayo 2015 Concentración Enfermos Invisibles (fm, sfc/em, sqm, ehs…)

9 de Mayo 2015 Concentración Enfermos Invisibles (fm, sfc/em, sqm, ehs…)

El tiempo pasa, los años pasan… pero lamentablemente las Enfermedades de Sensibilización Central no pasan, no desaparecen, no se hacen más débiles, al contrario, con los años sus síntomas van tomando fuerza y cada día que pasa se vuelven más agresivos ante un cuerpo enfermo y cada vez más debilitado por los años de sufrimiento y dolor…

Hace apenas un par de años que much@s de nosotr@s nos concentrábamos ante las sedes del INSS en toda España, todos los días 12, a las 12 horas, los 12 meses del año, lo hicimos durante 2 años…

Además hemos realizado diversos actos por gran parte de la geografía española (Comunidad de Madrid, Comunidad Valenciana, Cataluña, Asturias, Andalucía, Castilla-La Mancha…) y nos hemos concentrado en la Puerta del Sol de Madrid para conmemorar el día mundial de las Enfermedades de Sensibilización Central, durante más de 6 años…

Los años pasan factura…

Los esfuerzos pasan factura…

Nuestras enfermedades pasan factura…

Estamos sin fuerza física para hacer grandes cosas, pero deseamos seguir luchando por el reconocimiento de nuestras enfermedades tanto por la Sanidad, como por la Sociedad de TODO EL MUNDO…

Por eso hacemos un llamamiento a la gente joven, a los enfermos que empiezan y tienen fuerza física y mental para tomar el relevo en una lucha que es de tod@s y que por desgracia nos deja tan abatidos que cuando llegamos a un agravamiento de los síntomas debemos ser conscientes de ello y pasar a la retaguardia, dejando el frente a aquell@s que tienen la fuerza y la lucidez suficiente para seguir con la batalla…

Seguiremos luchando, aunque no podamos salir de casa, aunque no podamos andar, aunque …… porque hay una ventana abierta al mundo detrás de la pantalla de un ordenador y eso nos permite escribir, difundir, denunciar, …….. porque seguimos viv@s y porque queremos seguir siendo visibles para todos.

Esperamos que este llamamiento de socorro atraiga a muchas personas sanas, enfermas, altas, bajas, negras, blancas, moradas……. en ayuda de un colectivo que necesita de todos vosotros, somos enfermos políticamente incorrectos, son enfermedades antisistema, son …….. y la orden es callar nuestras voces.

Por todo esto, os animamos a que asistáis a la conmemoración del Día internacional de las Enfermedades de Sensibilización Central que este año se realizará el próximo día 9 de Mayo a las 12 horas en varias capitales de provincia… podéis preguntar en vuestras asociaciones qué lugar os viene mejor para asistir e intentar acudir el mayor número posible de personas para que el Ministerio de Sanidad junto con el Gobierno y la Sociedad vean que somos much@s los enfermos con estas patologías y que necesitamos el tratamiento y la atención que merecemos al padecer enfermedades crónicas y cada vez más agresivas e incapacitantes por culpa del entorno y la contaminación medioambiental que sufrimos gracias a multinacionales que nunca miran por la salud de los habitantes de este planeta…

La concentración en Madrid se realizará, como ya lo venimos haciendo desde hace varios años, en la Puerta del Sol a las 12 horas el próximo día 9 de Mayo…

Esperamos que este año 2015 sea el año de la visibilidad y la unión de tod@s los enfermos de Sensibilización Central (FIBROMIALGIA, SÍNDROME DE FATIGACRÓNICA/ENCEFALOMIELITIS MIALGICA, SENSIBILIDAD QUÍMICA MÚLTIPLE, ELECTROHIPERSENSIBILIDAD…)

Confiamos en vuestra participación… CON TU PUEDO Y MI QUIERO… ¡¡¡VAMOS JUNT@S COMPAÑER@S!!!

¡UNIDOS PODEMOS!

Fdo:

Junta Directiva ALTEA SQM
alteasqm@gmail.com
Móvil: 606 289 594

Equipo de Administración de
FIBROAMIGOSUNIDOS.COM
REBELIÓN MOVIMIENTO 12 DE MAYO

Dori: afaramos4@gmail.com
Chary: puertocamara@gmail.com

 
Deja un comentario

Publicado por en 22 abril, 2015 en Salud y bienestar

 

Etiquetas: , , , , , ,

Las enfermedades antisistema

Las enfermedades antisistema

Si has tenido la suerte de padecer una patología correcta en la época actual… te felicito, tendrás todo el apoyo familiar, la solidaridad social, el reconocimiento laboral y toda la ayuda institucional y sanitaria para solucionar la falta de salud en un momento dado de tu vida.

Si por el contrario has tenido la desgracia de padecer una patología políticamente incorrecta, como son las enfermedades medioambientales, llamadas Síndromes de Sensibilización Central; la Fibromialgia (FM), el Síndrome de Fatiga Crónica (SFC) o también llamada Encefalomielitis Miálgica (EM), la Sensibilidad Química Múltiple (SQM) y la Electrohipersensibilidad (EHS), entonces, permíteme que te informe que has tenido mucha mala suerte al padecer una, dos, tres o cuatro de estas enfermedades antisistema.

¿Y por qué antisistema?. Muy sencillo, estas patologías ponen en evidencia y al descubierto aquello que está funcionando mal en el sistema actual; y atacan con su sola presencia directamente al sistema en el que todos vivimos. Por eso son silenciadas, como si no existieran. El medio ambiente; los tóxicos cotidianos, los pesticidas en la alimentación, los metales pesados, los alteradores hormonales o disruptores endocrinos y los transgénicos alimentarios han demostrado sobradamente que provocan las disfunciones orgánicas debido a alteraciones e interacciones epigenéticas. El método científico se nos prometía como la panacea, pero la realidad es bien diferente. Hoy todo tiene precio, incluso la firma de investigadores de renombre científico se pueden comprar. Y se sabe, por mucho que paguen investigaciones que digan lo contrario a las evidencias. Actualmente, ni siquiera, crean una duda razonable y mucho menos incertidumbre.

En definitiva alteran, entre otros, el Sistema Nervioso Central y como ocurre con las abejas pretenderán que poco a poco vayamos desapareciendo. Grave error.

Para entender un poco más esta situación, hay una leyenda urbana, de la cual a lo mejor vemos una novela o una película, en ella se decía que una importante y famosa Cia. de Seguros en Estados Unidos, hace muchos años, en una reunión con altos cargos de la industria química, alimentaria y famaceútica, entre otros, les echaba una reprimenda importante a las empresas, diciéndoles que no pensaban pagar los platos rotos de sus correrías por la industria, que la intoxicación de los ciudadanos, no la iban a pagar ellos, con sus pólizas de seguros, que era responsabilidad de todos ellos. En aquello reunión, dicen, que encontraron una solución salomónica al problema de salud generado. Levantaron el teléfono y hablaron con políticos europeos, quedando en hacerlas pasar por problemas depresivos o psicológicos y de paso aumentar la facturación de recetas de antidepresivos. Seguramente toda una leyenda urbana, de personas que creen en las conspiranoias judeomasónicas.

La realidad todavía supera la ficción.

MCarmen Ruiz

Noviembre 2014

 
Deja un comentario

Publicado por en 27 noviembre, 2014 en Salud y bienestar

 

Etiquetas: , , , ,

“La industria farmacéutica es muy rica y ha corrompido los sistemas de salud”


Cuando un científico se atreve a criticar a la industria farmacéutica, enseguida se le critica porque no la conoce bien. Pero al médico danés Peter C. Gøtzsche es difícil pillarle por este flanco. Durante 30 años, Gøtzsche ha trabajado en ensayos clínicos y regulación de medicamentos para varias farmacéuticas y ha publicado más de setenta artículos científicos en las Big Five, las cinco principales revistas científicas. Y es por esto por lo que afirma con rotundidad que la industria farmacéutica está corrompida hasta la médula, extorsiona a médicos y políticos, y mantiene enormes beneficios a fuerza de medicar innecesariamente a la población.

Su nuevo libro, Medicamentos que matan y crimen organizado (Los libros del lince), ha causado una enorme polémica y ha desatado la ira de la industria, a la que Gøtzsche acusa de propagar mentiras sobre su investigación. El doctor ha atendido a El Confidencial en una extensa entrevista en la que no deja títere con cabeza.

PREGUNTA. Hace unas semanas entrevistamos al psiquiatra Allen Frances. Nos dijo, literalmente, que la industria farmacéutica está causando más muertes que los cárteles de la droga. Usted opina lo mismo. Cuando se publicó la entrevista muchos lectores se quejaron porque les parecía una aseveración exagerada. ¿Por qué cree que no lo es?

RESPUESTA. Decir la verdad no puede ser una exageración. En mi libro documento que el consumo de medicamentos con receta es la tercera causa de muerte tras las enfermedades cardiovasculares y el cáncer. En Estados Unidos, por ejemplo, la prescripción de medicamentos causa cerca de 200.000 defunciones todos los años. Así que está claro que la industria farmacéutica está causando bastante más muertes que los cárteles de la droga.

imagen-sin-titulo

P.: Richard Smith, médico y exdirector del British Medical Journal, asegura en el prólogo de su libro que los médicos acabarán cayendo en desgracia ante la opinión pública, como ya ha ocurrido con periodistas, diputados y  banqueros, por no haber sido capaces de ver hasta qué punto han aceptado la corrupción.

R.: La industria farmacéutica es inmensamente rica y poderosa, y ha corrompido los sistemas de salud de una forma extraordinaria. Es una corrupción de largo alcance. Todo el proceso por el que nuestros medicamentos son investigados, aprobados y recetados ha sido corrompido. Esto implica manipular los datos científicos, pero también comprar a casi cualquier persona que pueda tener influencia en el sistema, incluidos los ministros de salud. En mi país, por ejemplo, sólo hay en torno a 20.000 médicos, pero miles de ellos cobran nóminas de la industria por cumplir funciones discutibles como sentarse en consejos asesores o ser consultores, en muchos casos sin aportar ningún servicio tangible a cambio del dinero. Esta es una forma aceptada y generalizada de corrupción sutil pues, como sabe cualquier médico, el dinero dejaría de fluir si no actuaran en interés de sus benefactores.

P.: Para la mayoría de la población, es difícil creer que muchos de los fármacos que tomamos causan más problemas que beneficios. ¿Es algo que podemos afirmar de muchos medicamentos?

R.: Es verdad que muchos de los medicamentos que la gente toma causan más daños que beneficios. Sabemos muy poco sobre la utilidad real de los medicamentos, ya que la práctica totalidad de los ensayos controlados con placebo son desarrollados por la industria farmacéutica, que tiene un tremendo conflicto de intereses. La industria exagera los beneficios y oculta los daños de los medicamentos en la publicación de los ensayos clínicos. Muchos de los fármacos que tomamos ni siquiera tienen efectos; simplemente parece que han tenido un efecto en los ensayos avalados por la industria, pero esto sucede normalmente porque los ensayos no se han ‘cegado’ de forma efectiva, y en ese caso tanto los pacientes como los médicos tienden a exagerar los efectos subjetivos de los medicamentos de forma substancial.

No hay duda de que las personas con trastornos psiquiátricos están siendo sobremedicadas de forma masiva

P.: ¿Hay fármacos que se utilizan en la práctica médica que no cuentan con ninguna justificación científica válida?

R.: Creo que los fármacos anticolinérgicos para la incontinencia urinaria y los medicamentos antidemencia no tienen un efecto real, y lo que se midió en los ensayos clínicos está sesgado porque el cegamiento fue insuficiente. Un área particularmente problemática es la de las drogas psiquiátricas. La falta de un cegamiento efectivo en los ensayos conlleva, por ejemplo, que sea dudosa la efectividad real de los antidepresivos para tratar la depresión; probablemente ni siquiera funcionan para tratar la depresión clínica. En cualquier caso, no hay duda de que las personas con trastornos psiquiátricos están siendo sobremedicadas de forma masiva. Sabemos que los antipsicóticos causan daños cerebrales, pero probablemente también los antidepresivos y los medicamentos para tratar el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad.

P.: Lo que ha ocurrido en España con el Sofosbuvir, el medicamento de última generación que cura la mayoría de casos de hepatitis C es, según el farmacólogo Joan-Ramón Laporte (que prologa la edición española de su libro), un claro ejemplo del comportamiento en ocasiones indignante de la industria farmacéutica. El pasado 1 de octubre la ministra da Salud española anunció que el Gobierno había llegado a un acuerdo con la farmacéutica Gilead para incluir el fármaco en la financiación pública. Nadie sabe exactamente cuánto va a costar, pero quizás sean más de 125 millones de euros durante el primer año de comercialización. ¿Están las farmacéuticas chantajeando a los Gobiernos?

R.: El caso del Sofosbuvir es sólo uno de los más recientes ejemplos de la forma en que las compañías farmacéuticas extorsionan a la sociedad. Gran parte de la investigación que permite el desarrollo de nuevos fármacos ha sido financiada por el dinero de los ciudadanos, que pagan las nóminas de los investigadores públicos. Si un medicamento es considerado un gran avance, la norma es que la compañía farmacéutica que se hace cargo del desarrollo de ésta cobre un precio obsceno, abusando de ese modo el monopolio que la sociedad le ha otorgado. El precio de un nuevo fármaco no tiene nada que ver con sus costes de desarrollo, pero depende por completo de cuánto estemos dispuestos a pagar por él. Es un tipo de extorsión que no es muy distinta del tipo de chantaje que ejercen los piratas en Somalia cuando abordan barcos y toman rehenes. En ambos casos, puede ser una cuestión de vida o muerte, y es puede ser muy difícil para los políticos negarse a pagar los medicamentos cuando los periodistas ponen a pacientes a llorar en la televisión nacional.

Gregg H. Alton, vicepresidente ejecutivo de Gilead, ganó en 2010 un salario de 4 millones de dólares. (Reuters)

Gregg H. Alton, vicepresidente ejecutivo de Gilead, ganó en 2010 un salario de 4 millones de dólares. (Reuters)

P.: Uno de los argumentos más utilizados por la industria farmacéutica para defenderse de las críticas es que sin su inversión en investigación no tendríamos los medicamentos que tenemos. ¿Es cierto?

R.: En mi libro desacredito este argumento, que, lamentablemente, es ampliamente aceptado entre médicos y políticos. ¿Aquellos que se creen esto estarían dispuestos a pagar veinte veces más por su nuevo coche sólo porque el vendedor les dice que por hacerlo tendrán mejores coches en el futuro? La situación es del todo absurda. Normalmente, las empresas dicen: “Si no gastáramos nuestro dinero en investigación, moriríamos”. Pero las compañías farmacéuticas lo que dicen es: “Si no tenemos vuestro dinero para gastarlo en investigación, vosotros moriréis”. Sólo los líderes religiosos son más listos que ellos, pues prometen que seremos recompensados tras la muerte, lo que hace que sea completamente imposible quejarse.

Los beneficios de las farmacéuticas se han disparado en la última década; y al mismo tiempo la innovación se ha estancado

Empíricamente se ha demostrado que este argumento no se sostiene. Los beneficios de las farmacéuticas se han disparado en la última década, y al mismo tiempo la innovación se ha estancado. En definitiva, el capitalismo y el cuidado de la salud son malos compañeros de cama. Nuestras sociedades deben tomar el control sobre el desarrollo y la venta de medicamentos, lo que garantizaría que tuviéramos los medicamentos a precios que incluso los países en desarrollo podrían permitirse.

P.: Muchos médicos e investigadores conocen a la perfección lo que está haciendo la industria farmacéutica, pero se niegan a hablar porque, después de todo, su trabajo depende de ellas. ¿Hay miedo entre los profesionales a criticar a las farmacéuticas?

R.: La situación en la que estamos ahora es similar a la que vive un pueblo cuando ha permitido a la mafia ser tan poderosa que ha logrado comprar a todo el mundo, incluidos los políticos, el alcalde y la policía. En una situación así es increíblemente difícil dar marcha atrás. Esto es lo que está pasando ahora con la industria farmacéutica, que ha comprado a muchos doctores clave, que son líderes de opinión. Hay casos de médicos que han perdido su trabajo por criticar a la industria, porque la farmacéutica en cuestión había comprado ya a sus superiores. Esto es lo mismo que hace la mafia cuando se carga a un oficial de policía que hace demasiado bien su trabajo.

P.: La manipulación que ha realizado la industria farmacéutica de muchos estudios científicos ha hecho que mucha gente niegue la veracidad de los estudios científicos en general. Esto es muy peligroso. ¿Crees que podemos poner en duda la mayoría de la investigación en medicina?

R.: No creo que sea peligroso que la gente no se crea los estudios científicos sobre medicamentos. Es muy saludable que sean escépticos teniendo en cuenta que nuestros fármacos son la tercera causa de muerte. La gente debería tomar muchísimos menos medicamentos de los que toma. He estado trabajando en estos 30 años y he visto serias manipulaciones y trampas en todas las áreas de la medicina por razones comerciales. Esto es por lo que los científicos que colaboran con la industria en los ensayos clínicos casi nunca tienen acceso a todos los datos en bruto para que pueden analizaros por ellos mismos. Si esto fuera posible, tendríamos la oportunidad de revelar gran parte del fraude.

P.: Muy a menudo, las personas que critican a la industria farmacéutica mezclan sus argumentos con teorías pseudocientíficas. Es el caso, por ejemplo, de los movimientos antivacunación. ¿Tendemos a mezclar churras con merinas?

R.: Algunos practicantes de medicina alternativa o defensores de las campañas antivacunación asumen que soy uno de ellos porque critico a la industria farmacéutica. Desde luego no es el caso. La mayoría de nuestras vacunas salvan vidas y el principal efecto de la medicina alternativa es vaciar los bolsillos de la gente, muy pocas de ellas tienen siquiera algún efecto.

P.: Normalmente hablamos de la industria farmacéutica como un todo. ¿Hay alguna compañía que sea mejor que otra? ¿No hay un solo CEO de las farmacéuticas que tenga ética?

R.: Cuando el crimen renta se genera más crimen. Esto es exactamente lo que estamos viendo. Los crímenes de la industria farmacéutica, que están entre los peores de todas las industrias, se han incrementado en los últimos años. He sido incapaz de encontrar una sola compañía cuyo CEO tenga sentido de la moral. Lo único que importa es el dinero y los CEO saben perfectamente que su falta de ética conduce a muchas muertes innecesarias. El criminólogo John Braithwaite, que ha entrevistado a muchos CEO para elaborar su libro sobre el crimen organizado en la industria farmacéutica, los llama “bastardos despiadados”.

Los pacientes deben darse cuenta de que prácticamente todo lo que un médico sabe sobre los medicamentos ha sido cuidadosamente preparado por la industria farmacéutica

P.: En los últimos años se han publicado varios libros en los que se critica ferozmente las prácticas de la industria farmacéutica (como Mala Farma de Ben Goldacre o ¿Somos todos enfermos mentales? de Allen Frances). ¿Algo está cambiando? ¿Vamos a ver un cambio en la regulación de la práctica de las farmacéuticas?

R.: Desafortunadamente, la industria farmacéutica es tan poderosa que es tarde para esperar ningún cambio importante en los reguladores y en la forma en que nuestros políticos entienden su funcionamiento. Hay esperanza, sin embargo, porque nuestros ciudadanos no son tan tontos, ingenios y oportunistas como nuestros políticos. He escrito este libro porque estoy enfadado y quiero que se enfade más gente para decir que ya hemos tenido bastante, así que a lo mejor podemos introducir cambios radicales en la forma en que desarrollamos, investigamos, comercializamos y tomamos medicamentos.

P.: ¿Qué pueden hacer los ciudadanos para ayudar a revertir esta situación?

R.: Lo primero, y más importante, es que los pacientes tomen el mando de sus propias vidas, por ejemplo, descargando en internet el prospecto cuando un médico le ha recetado un medicamento. Si lo leen atentamente, probablemente sabrán mucho más sobre el fármaco que su propio médico. Entonces, quizás, todos los peligros, precauciones y advertencias harán que se planteen que quizás es mejor no tomar ese fármaco en particular. Los pacientes deben darse cuenta de que prácticamente todo lo que un médico sabe sobre los medicamentos ha sido cuidadosamente preparado por la industria farmacéutica. Y es más, el médico quizás tiene un interés lucrativo personal en recetarte un fármaco que es mucho más caro que otro que es igual de bueno, porque el soborno a los médicos es común.

Las organizaciones de pacientes y las de médicos no deberían aceptar dinero de la industria farmacéutica. Deberían preguntarse si les parece éticamente aceptable recibir dinero que ha sido ganado en parte por crímenes que han dañado e incluso matado a muchos pacientes. Y los médicos tienen que negarse a recibir visitantes médicos, porque esto conduce al a prescripción irracional y un gran daño, incluyendo muertes innecesarias.

Fuente: http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2014-11-03/la-industria-farmaceutica-es-muy-rica-y-ha-corrompido-los-sistemas-de-salud_408758/#lpu6xUdm4Abips5K

 
1 comentario

Publicado por en 6 noviembre, 2014 en Sin categoría

 

Etiquetas: , , , , , ,

El peligro de salirse “Fuera del Tiesto”


Imagen

Hoy queremos, contaros sobre la forma en que se persiguen a las personas, que vulgarmente decimos “se salen del tiesto”, salirse del tiesto para muchos, es contar verdades que otros “no se atreven a contar ”, verdades como puños, que ni mas ni menos cuentan al mundo “la realidad mas cruda”, nuestra realidad.

Lo que vamos a contar no es ciencia ficción

La realidad de los enfermos, que denunciamos cada día y contaros las barbaridades medioambientales y las consecuencias a las que se ven y verán abocados, la ciudadanía mas próxima y las consecuencias sobre nuestra salud.

Somos esos enfermos invisibles e incómodos, que han querido destruir, que han acosado y acosan hasta la saciedad, intentando destruir nuestra libertad de expresión, hasta el punto de recibir amenazas vía telefónica, e.mail o verbalmente, queriendo amilanarnos.

Hoy os hablamos de ALTEA-SQM, una de las primeras asociaciones estatales, sino la primera asociación que en pro de las enfermedades de Sensibilización Central y por la Salud Medioambiental existe en España.

ALTEA-SQM, se establece como asociación en 2006, nuestra presidenta Cristo Bejarano ha sufrido y sufre una “caza de brujas”, tan solo porque a través de esta asociación estatal, contamos cada día nada mas que toda la verdad, sobre nuestro sufrimiento consentido por muchos.

En el mismo año, en que se establece (2006) Altea se registro como Afectados por la Química, su logo es la probeta que todos conocemos, por el fue ilegalizada la asociación, preguntándonos ¿por que?, Altea pudo seguir su andadura, teniendo que cambiar de nombre, prohibiendosele hablar sobre los afectados por lo químicos ¿por que?, ¿a quienes les interesa callar nuestra voz?.

ALTEA-SQM, tiene ahora a nivel estatal representantes en numerosas partes de España que alzan su voz, esa voz prohibida, ronca, profunda y casi sin fuerzas, se revela una y otra vez a lo largo y ancho de la geografía española, representando, alentando y ayudando a los enfermos de este estado llamado democrático y supuestamente con libertad de expresión, en un pais lleno de mentes estrechas y usurpadores de la verdad, que mienten para ganar unos euros a costa de enfermedades provocadas por envenenamientos y otras acciones invasivas que atacan nuestro cuerpo, destapando a esas mentes genocidas que no piensan en las personas, un genocidio encubierto en toda regla.

El tiempo nos ha dado la razón, en el transcurso de este periodo si ellos lo han intentado, nosotros no lo hemos permitido, ni lo permitiremos jamas, pues seguiremos alzando nuestra voz.

De forma sigilosa, silenciosa van acallando voces, afortunadamente no todas, nosotros no les tememos, es una batalla comparada a la de David contra Goliat.

Algunas personas como Cristo Bejarano quieren que hoy, se les oiga, se les de su espacio y así estamos intentando contaros lo que ocurre en realidad, lamentablemente su enfermedad no le permite estar con nosotros en este acto.

Vemos cada día como somos perseguidos por esos cobardes escondidos bajo supuestos nombres y teléfonos con números ocultos, amenazando.

Vemos cada día, como nos observan, juzgan y nos condenan por decir la verdad, que no les interesa que se sepa, porque existe mucho dinero en juego, sin pensar en la alud de la ciudadanía.

Cada día son mas los enfermos que se encuentran en exclusión social, se deniegan minusvalías e incapacidades, a sabiendas de que muchos -la mayoría- no pueden luchar contra el gigante mundo de los juzgados, sintiéndose impotentes.

Esto es lo que denunciamos y defendemos:

Una Sanidad Publica, un trato digno, vivir con dignidad nuestra enfermedad y sobre todo les pedimos que den la cara, la sombre de la incoherencia e insolidaridad, corre por sus venas.

Un año mas y día tras día, damos la cara sin miedo, porque el miedo y aprovechándose de ello, lo llevan los demagogos mas puros de unos interese creados por corruptor, lobbys, administraciones, farmacéuticas y la falta de ética.

No podemos permitir que solo la vía judicial de la razón a algunos.

Nos intentan aniquilar pero no lo van a conseguir. El tiempo ha dado la razón a esta asociación que en su día, fue brutalmente mutilada, pero que ha logrado las prótesis necesarias para seguir caminando, avanzando, denunciando la verdad de todo esto, de las muertes, suicidios, indigencia y sin derechos ni oportunidades.

Porque sino luchamos ya hemos perdido de antemano.

Si fuéramos capaces de unirnos, ganaríamos batallas y las batallas ganan la guerra.

ALTEA-SQM

Asociación Estatal de Afectados por los “Síndrome de Sensibilidad Química Múltiple, Síndrome de Fatiga Crónica y Fibromialgia y para la defensa de la Salud Ambiental “

Incluida en el Registro Nacional de Asociaciones en grupo 1ª Sección Nº registro 592927 CIF: G21472287

Miembro del Comité Nacional para el Reconocimiento del Síndrome de Sensibilidad Química Múltiple

Hinojos 18 . 21006 Huelva

http://nuestronombre.es/altea/

alteasqm@gmail.com

 
Deja un comentario

Publicado por en 1 junio, 2014 en Salud y bienestar

 

Etiquetas: , ,

 
JivaNotas

Notas rápidas

Ser Histórico

Portal de Historia

Acció Llibertària de Sants

Anarquistes de Sants

Sangre Fucsia | Podcast Feminista

Fanzine sonoro de Ágora Sol Radio (desde la Eskalera Karakola)

#RedSinBulos

X-/-/-X PROYECTO CERRADO X-/-/-X

Klandestino

¡Contra lo establecido; Contracultura!

Unitat contra el feixisme i el racisme

Web del moviment ampli i unitari contra l'extrema dreta

subletra

repositorio de información antifascista

Oasi Sana

percorso olistico spirituale di Benessere naturale, Biologico e Vegan

MUNDOPETARDO

El mundo es conico..mundopetardo

Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid , MEDSAP - Marea Blanca

En defensa de un Sistema Sanitario 100% público, universal, de calidad, integral, equitativo y solidario.

STOP REPRESIÓN #NoCaso14N

Plataforma antirrepresiva y grupo de apoyo a las personas heridas, detenidas y perseguidas en y desde, la huelga general del 14 de noviembre de 2012 en Logroño, La Rioja #NoCaso14N

Ramiro Pinto

Escritos de Ramiro Pinto

The WordPress.com Blog

Si de todas formas estoy dolorida... ¡¡¡Prefiero que me duela por luchar que por callar!!! Si de todas formas estoy agotada... ¡¡¡Prefiero estar agotada por luchar que por callar!!! ¡¡¡No nos callarán...!!! ¡¡¡Si no luchamos..... ya hemos perdido de antemano!!!

Currículum social para alumnos

Mi objetivo: que "educación en valores" sea una redundancia. El currículum social de mis alumnos de FP.

TOMÁS NAVARRO

psicologia y bienestar

FM, SFC / EM, SQM, EHS

Recopilatorio de información sobre FM, SFC / EM, SQM, EHS

orden anarquista

Es un medio para la crítica social y la divulgación de la filosofia anarquista y hombres que han contribuido a la evolución social

muelasgaitan

sembrando consciencia

Plasencia en Común

Candidaturas de unidad popular extremeñas